El Club Allard, lo recomendamos totalmente

Impresionado con la cocina del Club Allard y su Chef Diego Guerrero

Viendo el otro día el programa Top Chef, nos quedamos en casa todos con la boca abierta. Aunque a nosotros nos gusta más el formato de ver como aprendices de cocineros se transforman en Top Chef, el otro día mereció la pena, pues me dio a conocer algo que aunque me sonaba por el día a día no había tenido tiempo de pararme a ver ni leer, que no es otra cosa que la cocina de Diego Guerrero en el Club Allard, del que por cierto se acaba de despedir. Entiendo que la gente como Diego debe de evolucionar y eso no pasa por estar en el mismo sitio toda la vida, la mejor suerte para él aunque no le hará falta si leéis este post… impresionado me quede con su Huevo poché, pero es que el resto es igual o mejor…

EL CLUB ALLARD: CREATIVIDAD EN ESTADO PURO

   En la última edición de la Guía Michelin se otorgó su segunda estrella al RESTAURANTE “EL CLUB ALLARD” de Madrid, y hemos querido acercarnos para comprobar in situ el nivel actual del excelente restaurante madrileño. Hace mucho tiempo que seguimos la cocina de su joven chef, Diego Guerrero,este joven cocineroalavés (matrícula de honor en la Escuela de Cocina de Zabálburu en Bilbao) y he de decir que su concepto de cocina es el que más nos gusta, el que personalmente me apasiona. Todo un despliegue de técnica, creatividad, ilusión… un festival creativo para los ojos y para el paladar inolvidable.

La cocina de Diego nos impresionó muchísimo, y nos ofreció todo lo que buscábamos sin duda. Esa capacidad para jugar con la creatividad en el plato, ese uso impecable de la técnica… en definitiva, ese “PLUS” que personalmente buscamos en un restaurante de este nivel. Tal y como hablabamos después con Diego, cuando uno va a un restaurante de nivel ya parte de la base de una excelente materia prima, y de un empleo de las técnicas de cocina impecables, pero intentar ofrecer al cliente un “plus”, algo diferente a los demás como es el caso de los platos que tomamos en El Club Allard, es lo que personalmente busco, y la cocina de Diego personalmente ha sido para mi inolvidable.

Diego Guerrero (fuente: thegourmetjournal.com)

El restaurante se encuentra ubicado en la C/ Ferraz nº 2, su web es www.elcluballard.com/
Si bien cuando intentamos hacer la reserva online, no hubo respuesta, después de hacerla telefónicamente nos atendieron personalmente el día que fuimos a comer para explicarnos que se debía a un fallo de servidor y pedirnos disculpas, buen detalle por su parte. Un restaurante de esta categoría si es que ofrece el servicio de reservas online, debe cuidarlo y tenerlo activo, desde luego.

LO PRIMERO QUE RECOMIENDO SI TENEIS PENSADO IR PRONTO, ES QUE NO LEAIS EL POST, perdería parte de la magia conocer los trucos de los platos antes de comerlos. Si vais a tardar algo más, o andais indecisos, no lo dudeis. No lo olvidareis en mucho tiempo.

El edificio está en uno de los más afrancesados edificios modernistas de Madrid, la casa Gallardo, la mejor obra del arquitécto Federico de Arias Rey. Este antiguo club privado para políticos y financieros, fué reabierto para disfrute de la cocina de Diego Guerrero al público en general en 2003. El restaurante se encuentra en un bajo a media altura, nada más pasar el portero recibe al cliente y le indica la entrada del restaurante subiendo unos pocos escalones a la derecha…

fuente: mnstatic.com

La sala, impresionante, con una luz al mediodía que entraba por las ventanas espectacular, bien aclimatada y también decorada, conservando el estilo de este antiguo club privado de caballeros, con toques vanguardistas en las lámparas, asi como con grandes espejos que dan mayor amplitud a la sala…

fuente: daviddejorge

Enseguida sale Diego Guerrero personalmente a atender a los comensales a la mesa, a explicar los 3 tipos de menús que se pueden degustar (CLÁSICO, GASTRONÓMICO, Y REVOLUCIÓN), a preguntar por posibles alergias o ingredientes que no gusten al cliente… todo un detalle que él mismo se acerque hasta a quienes van a probar de primera mano sus creaciones para además conocer también él mismo sus gustos y/o intolerancias. Además con actitud cercana, sencilla, sin poner trabas algunas… eso hace también que el cliente se relaje nada más llegar y ya se sienta totalmente “en su casa”, un 10 por esta actitud, sin duda. Sobre la mesa y ante cada silla, uno se encuentra una TARJETAque anuncia lo que vendrá…. nada más abrir la carta, una declaración de intenciones del chef…

Nosotros cuando vamos a restaurantes como el de Diego, no tenemos dudas, queremos probar toda su creatividad, el mayor número de obras de arte posibles, asi que pedimos el “MENÚ REVOLUCIÓN”, formado por 3 snacks, 4 entrantes, 1 pescado, 1 carne, 1 pre-postre, 2 postres, café, té y petit fours al precio de 99€ sin bebida ni IVA. Un precio para nada alto para un menú de 12 platos de altísimo nivel de elaboración en un restaurante de 2 Estrelals Michelin.. Puede ser posiblemente el restaurante relación calidad/precio de 2 Estrellas con el precio más ajustado, sobre todo si lo comparamos con otros biestrellados de la ciudad madrileña de igual nivel como La Terraza del Casino oSergi Arola Gastro que se van a los 135€… (en el caso de Arola Gastro, no diré igual nivel, diría nivel mucho menor para nuestro gusto personal, y por lo que leí en los comentarios de muchos otros clientes,  con platos de “un 5″ y platos “de 10″. No creo que volviese como sí haré en La Terraza del Casino). He pagado más de 100€ en bodas por menús bastante más inferiores, sin duda. Creo que la experiencia gastronómica merece, y mucho, la pena para todo aquel que no lo conozca. ¿Y QUÉ INCLUYE ESA EXPERIENCIA UN DÍA COMO HOY? Pues mirad:

Antes de los 3 SNACKS hay 2 detalles más que se sirven a cada cliente…. el primero se trataba precisamente de ESATARJETA DE BIENVENIDA que uno se encontraba sobre la mesa al llegar… junto a una EMULSIÓN DE ALMENDRA Y MERKENchileno donde mojar la tarjeta (DE PAPEL DE ARROZ)

Apenas nos había dado tiempo a pedir el menú y la primera sorpresa de la noche, coger esa tarjeta de bienvenida que nos encontramos al llegar y que resultó estar hecha de arroz y COMERNOSLA. El efecto sorpresa es todo el juego de esta bienvenida que trastorna ya desde el inicio las ideas del comensal. Se moja en esa emulsión de almendra y merken, en sabor algo similar a un ajoblanco especiado y con un toque picante, bastante bueno. (El merkén o merquén, es un aliño preparado con ají seco ahumado y otros ingredientes como semillas de cilantro tostadas y sal. Es un condimento picante con algo de sabor ahumado y tiene aspecto de polvo rojo con pequeñas escamas -podeis pinchar sobre el nombre para más info-).

Tras el efecto sorpresa de la tarjeta, seguimos esa “Revolución Silenciosa” que ella misma anunciaba con este“CARAMELO DE SALMÓN Y ALGAS CON HUEVA DE RODABALLO Y CAVIAROLI”…

   A la izquierda del plato el “caramelo de salmón” envuelto en obulato y que contenía dentro el salmón ahumado y huevas del mismo en el centro, que explotaban al meterlo en la boca. En el centro, sobre el obulato una pequeña lámina de caramelo de algas crujiente (de color rojo). Nos gustó mucho, sobre todo el efecto sorpresa de las huevas de salmón explotando en la boca que para nada te esperas cuando introduces de una vez este “caramelo salado”. En el lado derecho, una lámina de hueva de rodaballo sobre la que se ha colocado un caviaroli, o lo que es lo mismo, un falso caviar de aceite de oliva virgen extra. El efecto es similar, un pequeño bocado salado junto a unas huevas que explotan en la boca, con sus diferentes presentaciones y sabores a cual mejor. Creo que si me dieran a elegir, aunque fuera difícil, me quedaría con el caramelo de salmón, ya que las huevas apenas se aprecian hasta que estallan en la boca. Sin duda dos pequeños bocados muy buenos, cada uno con su sabor particular, pero grandes en el paladar.
   Seguimos el festival con otro plato que ya vimos aquí (y que tuvimos la suerte de probar la semana pasada en España Original 2012, aunque lo probaría todas las semanas porque es una delicia!!), su “TRUFA DE CAZA CON SERRÍN DE FOIE Y TIERRA DE HONGOS AL HUMO DE TOMILLO”

Estéticamente precioso, con el humo de tomillo DENTRO del vaso de doble fondo y hueco por abajo, que hacía que el humo saliese lentamente desde el fondo del vaso por los lados, mirad…

Ese humo que sale por la izquierda inunda la mesa y aromatiza el plato. El foie en el fondo (previamente congelado, y rayado) en forma de “serrín”, unas láminas de trufa negra melanosporum, unas flores de pimpinela, y una falsa trufa hecha con tierra de hongos. La mezcla de sabores es muy buena, las texturas muy logradas (la tierra, espectacular), y en conjunto forman un plato de matrícula. Por eso que disfruté mucho volviendolo a recordar en boca una semana después, sin duda.

Le siguió un plato que fué Ganador en 2009 del V Concurso Nacional de Pinchos de Valladolid y que se ha convertido en todo un clásico de la cocina de Diego Guerrero, su “MINI BABYBELL DE CAMEMBERT TRUFEÉ”

Nosotros mismos hicimos nuestra versión con queso manchego, nata y gelatina de pimiento rojo, pero éste es de nivelazo. El queso camembert trufado del interior tiene una textura casi de gel, y un sabor mezcla camembert/trufa muy potentes, que llegan fuertemente a la boca cuando de un bocado lo metes en boca y rompes la gelatina exterior.Un bocado delicioso, ¡para comerse varios!

Le siguió la “TAPA DE PEZ MANTEQUILLA”

Cuando uno ve venir la vela hacia la mesa y esa tapita de pez mantequilla en la parte superior manteniendose caliente con la misma tiene la sensación de… ¿que es eso?… la presentación desde luego, es muy llamativa, dentro de esa lámparita fucsia con un portavelas en la parte superior que mantenía bien caliente dentro del mismo un CALDO DE SUKIYAKI (salsa de soja, azúcar ymirin.) en la parte superior del portavelas, un CARAMELO DE ALGAS transparente, sobre el que se encontraba un tierno y jugoso trozo de pez mantequilla, un par de brotes y de pétalos. Con el calor el caramelo de algas se va derritiendo poco a poco, aunque si queremos probarlo también crujiente es mejor romperlo con la cuchara y mezclar todo en el interior de ese “portavelas” que contiene el caldo de sukiyaki….

Personalmente, nos pareció un plato muy buen ideado, pero con un resultado “plano”, un plato sin potencia… supongo que habrá a quienes les haya encantado (para eso son los gustos) pero a mi personalmente el caldo de sukiyaki me pareció muy poco sabroso, falto de potencia, como el conjunto del plato, soso. Como idea, de matrícula, pero como resultado final creo que necesita más potencia, más sabor, y no pasar por el paladar sin dejar rastro. Con más sabor y contundencia, habría sido una pasada, pero aún así admiro mucho el atrevimiento y la excelente idea del conjunto.

Le siguió otro de los poquísimos platos que menos nos satisfacieron, su “TORRIJA DE PAN TUMACA CON SARDINA EN ACEITE”

La sardina como se aprecia, viene en aceite dentro de un bote hermético a la derecha, para cogerla con las pinzas y servirla sobre la torrija de pan tumaca…

La idea en principio es divertida, pero… no sé…Sé que algo obvio es acercar el bote a la torrija para que al sacar la sardina no se caiga por el camino debido a la distancia entre ambas, pero os aseguro que vimos a algunos clientes que recorren “esa distancia” con la sardina goteando y medio cayendose hasta depositarla sobre la torrija…Independientemente de que se haga mejor o peor, me pareció un plato que o bien no comprendimos del todo, o un plato que complica lo sencillo. Entre nosotros nos preguntábamos en qué tendría que ver el pan tumaca con la sardina en aceite (¿?), aparte de tener que andar retirando la aleta central que se encuentra sobre ambos lomos de la sardina para comerla, al igual que la cola… Si bien la torrija me pareció muy buena (con una textura esponjosa haciendo honor a su nombre) y un buen sabor a tomate, la sardina no era nada extraordinario. A ambos nos pareció un plato divertido en su idea inicial, pero quizá no demasiado acertado entre la elección de combinar la torrija de pan tumaca con una sardina en semicuración y la “dificultad” del mismo en lugar de ser algo que pueda degustarse enseguida como el resto de los platos. Como digo, quizá no comprendimos, pero lo que sí sé es que a nosotros personalmente no nos hizo mucho. Mejorable.

Quizá este fué de los poquísimos momentos más flojos de todo el Menú Degustación para nosotros, que brilló a un altísimo nivel en líneas generales. Después llegó un plato con una presentación sorprendente como casi siempre en este gran restaurante:“GUISANTES LÁGRIMA CON ESPÁRRAGO DE NAVARRA EN PAPILLOTE A LA MENTA”

 

De nuevo la presentación sorprendente, con una bolsa inflada atada en la parte superior que se presenta ante el comensal y se corta delante del mismo, dejando salir todo el vapor que contiene y todo el aroma de su interior con un toque de menta…

Lo primero de todo para quienes no los conozcan, decir que LOS GUISANTES LÁGRIMA o “CAVIAR VEGETAL” son un producto delicadísimo, que apenas hay que cocinar. Crece en la explotaciónAroa de Getaria, Guipúzcoa y, como pueden imaginar, se trata de un cultivo muy limitado y totalmente artesanal, cuyo precio puede superar los 200€ / kg. Y no nos extraña, seguramente son los mejores guisantes, los más tiernos y delicados que he probado jamás (y ya he probado unos cuantos…). Se han cocinado levemente al papillote para respetar su delicadeza, junto a unas láminas de espárrago blanco navarro, y unos toques aromáticos de menta y pequeños pétalos de flores. Un plato sorprendente por su presentación y por su delicadeza, que sin precisar de grandes técnicas culinarias se convierte en toda una delicatessen dentro de su género. Me gustó mucho la idea de incluir el pequeño toque aromático de la menta y esos mini-pétalos, que tanto a la hora de abrir el plato ante el comensal, como a al hora de comerlos le daban un frescor y un punto de sabor diferentes muy bueno. “Bocatta di Cardinale” con un punto de originalidad que nos gustó mucho.

Le siguió otro clasico de la casa, el “HUEVO CON PAN Y PANCETA SOBRE CREMA LIGERA DE PATATA”

Otro plato más de Diego Guerrero ganador un premio, en este caso“el Pil-Pil de la Cocina Vasca” en 2001. En un plato hondo encontramos en el fondo una crema de patata semi-líquida, ligera. Sobre ella un cuadradito de pan tostado, crujiente y caliente, con una fina lámina de panceta sobre el mismo. Nada más romper este “ravioli” de pan, aparece en su interior el huevo, derramando la yema en el plato y formando un conjunto muy bueno…

Primeramente probamos a comerlo tal cual, troceándolo y combinando los ingredientes, y después “a lo Jamie Oliver”, revolviendolo en conjunto para que todos sus ingredientes se mezclen e impregnen unos de otros….

Es un plato genial, desde su idea de esconder el huevo dentro del pan tostado y crujiente, el velo de panceta, y la cremosidad que aporta la patata del fondo. Quizá para mi gusto falto de sal que hubiese potenciado el sabor del huevo y la crema, pero entiendo que esto siempre es algo personal, que a unos falta, y a otros sobra, hay pocos sitios que sepan clavar el punto intermedio que convenza a todos.

El último de los ENTRANTES fué su “REJO FUNCIFORMIS”

Si bien el anterior entrante elevó de nuevo el nivel de satisfacción culinario hasta el notable alto, éste plato que parece simple lo subió de nuevo al punto más alto, quizá porque en apariencia no nos lo esperábamos tan delicioso. Unos pequeños REJOS (con esos pequeños tentáculos de aspecto similar a pulpitos) en un punto perfecto de cocción junto a unas SETAS OREJA DE MADERA,ITO TOGARASHI (hilos de guindilla japonesa) y unos brotes de AFILIA. El conjunto es sorprendente, sobre todo el sabor de laseta oreja de madera que realmente tiene una textura y un sabor algo similar a la oreja de cerdo, y que pese a su aspecto de “plástico negro”, deja un sabor en boca fenomenal, que ademásjunto a los rejos forman un falso “mar y montaña” en boca inolvidable, inmejorablemente culminado con el punto picante del ito togarashi y esos brotes de afilia decorativos. Un plato sorprendente, que pareciendo menos en principio, nos pareció de matrícula.

Tras haber podido degustar ya 9 muestras de la cocina de Diego, pasamos al plato de pescado, EXCELENTE: “BONITO DEL NORTE”

Un plato de pescado que visualmente es precioso, y que también es genial en su resultado final, lejos de esos dos pequeños entrantes que nos parecieron sosos, un plato lleno de potencia y sabor. En la parte superior encontramos esa REJILLA hecha DE BONITO DESECADO, con cebolla morada, flores, brotes y unas minisetas sobre la misma. Para degustar el tierno y jugoso atún que se encuentra bajo ella, debemos romper la rejilla y lo encontraremos en el fondo junto a un caldo potente, sabroso, de los que no pasan de largo por el paladar. De los que a mi me gustan.

De nuevo me maravilló en todo. Presentación, originalidad, potencia y sabor. Para mí, un plato de bonito inolvidable, sin duda, de los mejores que he comido.

Sin parar de crear y crear, llegó el turno de la CARNE, en este caso un guiño a México superoriginal y creativo “TACO DE LIEBRE CON MAÍZ, GUACAMOLE Y FALSA GUINDILLA”

O como darle la vuelta a un plato tradicional mexicano, elevandolo a Alta Cocina. Tras nuestro paso por México hace 2 años disfrutamos muchísimo de su gastronomía, sus guacamoles caseros, sus tacos, sus mazorcas de maíz asadas… etc. En este caso Diego hace un guiño a su cocina, pero utilizando la carne de liebre, que en este caso viene como “guisada” previamente, en una salsa de nuevo muy potente y sabrosa y dentro de una tortita mexicana. Hasta tal punto se ha guisado la liebre hasta dar con un punto de sabor tan genial, que hasta a mi hermano que no le gusta esta carne, le encantó como venía preparada. Sobre este taco se sirve una tira de maíz asada, y una FALSA GUINDILLAque resultó ser una mini-zanahoria en caldo de remolacha con toques picantes (de ahí su color granate y su sabor combinado al morderla). También junto al taco, unos pegotitos de un rico guacamole decorado con unos brotes y unos pequeños aritos de cebolla. Un conjunto exquisito, original, y que consigue hacer de un plato habitual, un conjunto buenísimo que nos encantó a ambos.

Pisando el acelerador del sabor y la originalidad al máximo, llegamos al PRE-POSTRE, excelente también y que de nuevo merece un sobresaliente, su “ROMPOPE”

Más guiños a la gastronomía mexicana. El ROMPOPE únicamente se fabricaba en los conventos de las monjas Clarisas. Según la leyenda la hermana Eduviges la aprendió de los franciscanos. Es una bebida preparada con yemas de huevo,vainilla, canela, almendra molida, leche, azúcar y licor. Es de color amarillo y consistencia espesa. Los conventos eran los lugares que regularmente recibían a autoridades eclesiásticas y personalidades del gobierno. Las monjas Clarisas tenían mucha experiencia alojando a figuras importantes de la sociedad y cuando ello sucedía preparaban los mejores platillosy bebidas, entre ellas el rompope. Como su  sabor  fue  tan aceptado  por las familias  de  las monjas, decidieron comercializarlo y en él, las monjas Clarisas encontraron un buen sustento económico. Desde la época virreinal la receta original se resguarda tras los muros de los conventos de Puebla de México, y aunque no es propia de los mexicanos, el rompope gusta tanto que desde hace años ya se adoptó como mexicano. Diego Guerrero versiona a su manera esta tradicional bebida formando un pre-postre refrescante que limpie el paladar antes de pasar a los postres. En el fondo del plato encontramos unas MIGAS DE TARTA SACHER, sobre las que se sirve un VASO GRANIZADO similar a un mojito helado en forma de falso vaso que contiene HELADO de rompope, unas hojitas de hierbabuena, y una tira de rábano (?¿). Aún sin entender muy bien la mezcla, he de reconocer que el conjunto funciona, y muy bien. Al servirlo recomiendan romper el vaso granizado y mezclar sus ingredientes para degustarlo, y así que lo hicimos…

Como digo, el conjunto de tarta sacher desmigada, esa especie de granizado de mojito, el helado, los toques de hierbabuena…nos parecieron un prepostre genial, y que nos refrescó el paladar para pasar a la sección “dulce” y final del menú.

Así llegó el primero de los POSTRES, pura y mítica ya obra de arte de la cocina de Diego: “LA PECERA”

Un postre que no pueden quitar jamás del Menú Degustación de El Club Allard, porque estoy seguro que la gente se lo pediría una y otra vez. Una obra de arte visual y gustativa sin igual, de las que hacen que cuando vas a otro sitio de supuesto nivel y te ponen algo con una bola de helado, parezcan unos cutres. Quizá el postre más creativo y delicioso que recuerdo. Sin palabras. En el fondo,ESPUMA DE YOGURT, unas FALSAS ALGAS crujientes como si estuviesen hechas de hojaldre recién horneado teñido de verde, el MEJILLÓN DE CHOCOLATE NEGRO, la ESPUMA AZUL de CURAÇAO, Y EL CORAL DE CHOCOLATE BLANCO CUBIERTO DE FRAMBUESA LYOFILIZADA. ¡¡ Ahí queda eso !! Si solo fuese una obra de arte como “escultura”, pasaría al olvido gastronómico con el tiempo, pero es que encima está buenísimo. La mezcla de yogurt, chocolate negro, blanco, frambuesa, curaçao…. PERFECTO. Sin palabras.

Cuando parecía que mejorar era imposible tras esta demoledora obra de arte, lo normal es que el siguiente postre nos pareciese algo “más pobre”, pero es que fué otro postre de 10 que nos dejó con la boca abierta, este “HUEVO POCHÉ”

¿Qué cara se te queda cuando estás esperando un postre, retiran la campana de porcelana blanca y te encuentras UN HUEVO COCIDO, CON SUS PINTAS, SOBRE SERRÍN como recién puesto ? Uno coge la cuchara y se dispone a cascar el huevo para probar que oculta el plato, y se encuentra la clara hecha como si se hubiese pasado por agua, y la yema derramandose en el interior…

Bueno, cuando pruebas el huevo, resulta que la CÁSCARA ES DE CHOCOLATE CON LECHE (como un Kinder), LA CLARA DE COCO, Y LA YEMA LÍQUIDA DE MANGO. Genial. Sublime. Excepcional. Me quedo sin adjetivos. Cuando la pecera parecía un postre inigualable, llega otra obra de arte a la mesa de igual o mayor nivel. Y de nuevo es una delicia, la mezcla de chocolate, coco y mango es excepcional, las texturas impresionantemente logradas a las reales, tanto la cáscara exterior con sus pintas incluídas, como la textura de la clara de coco, como la yema. No tengo ni idea de cómo Diego logra hacer tan a la perfección en este postre, pero jamás lo olvidaré, eso seguo.

Con el café (que se incluye en el precio del menú) se sirven también unos PETIT FOURS de la casa, en este caso estas“CROQUETAS DE CHOCOLATE”

Hasta para los pequeños dulces finales del café, la creatividad no tiene límites en El Club Allard. En lugar del tópico de la caja de chocolates o dulces, se sirve una pequeña FREIDORA que contiene unas CROQUETAS ALARGADAS DE CHOCOLATE BLANCO, y otras REDONDAS DE CHOCOLATE NEGRO (con una especie de “conguito” dentro.!) No se trata de un plato caliente, es frío. La cobertura exterior, en lugar de ser harina frita resulta ser galleta en polvo. Sorprende hasta cuando uno se come la croqueta pequeña y en el centro se encuentra esa especie de Conguito crujiendo. Sensacional una vez más.

Finalmente nos fuimos con prisa por la hora que era, y la casa nos invitó a las bebidas (el agua, el café, y 2 copas de un excelente fino de Jerez).

Entre todas las cosas, probamos 15 degustaciones de Diego Guerrero por ni siquiera 106€ por persona, algo prácticamente impensable en un 2 Estrellas Michelin. Valorando todo en conjunta, nos parece más que justa esa segunda Estrella Michelin, y va en ascenso sin duda. Quizá únicamente le falten detalles para la excelencia total (no sé, por ejemplo incrementar la potencia del sabor en un par de platos del conjunto para que no sean “planos” en la memoria gustativa, o detalles mínimos, como que no te recojan las migas de la mesa hasta antes de los postres…)

Creo que no exagero si digo que nos encontramos ante EL RESTAURANTE MÁS CREATIVO DE MADRID, y seguramente uno de los mayores del mundo. Todo en él es sorpresa, creatividad, originalidad a borbotones. (como surgió el concepto de el Bulli, ¿no?). Como dijimos al principio, aparte de la base de las excelentes materias primas, y ciertas técnicas de cocina de un 2 Estrellas Michelin, aquí si que intentan ofrecer al cliente algo más, sorprenderle, dejarle todo el rato con ese pensamiento de “¿como lo habrán logrado?”, y sobre todo, con un recuerdo imborrable en su memoria, pues habrá MUY, pero que MUY pocos sitios en el mundo más sorprendentes y originales que El Club Allard. Sin duda que no solo ha mantenido estos años el nivel, sino que ha ido a más, y a mejor donde ya es muy difícil hacerlo. Si algo no te dejará El Club Allard, es indiferente. Para mí, una experiencia imborrable de la memoria gastronómica en mucho tiempo.

Muchas gracias por este gran post a   y a su blog de cocina creativa.
happy wheels 2